domingo, 16 de noviembre de 2014

EVANGELISMO

      
 Ministerio Evangelistico “Las Naciones para Cristo”
Presidente: Benjamín Hernández

“Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.”
(Isaías 55:11).
                El evangelismo es una de las partes fundamentales del cristianismo. Llevar las buenas nuevas de salvación al mundo es producto del agradecimiento, de nuestro temor y reverencia al Dios Poderoso ya que por su Hijo Jesucristo hemos alcanzado la Salvación. Dad por gracia de lo que por Gracia hemos recibido. Dicho ministerio ha estado trabajando en Athens, GA y áreas limítrofes, entendiendo que el que salva es Cristo, y que su palabra no retornara a tras vacía sino que hará conforme al propósito por el cual ha sido enviada. Esa palabra es Cristo según Juan 1:1-14 nos da una clara aclaración del Verbo Encarnado. Cristo Viene y ese es el mensaje el mismo que predico Cristo: Arrepentíos y Convertíos porque el reino de los cielos se ha acercado.
La palabra de Dios es:
·         Es inspirada:
2ª Timoteo 3:16: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”
·         Es verdad:
Salmo 119:151: “Cercano estás tú, oh Jehová, Y todos tus mandamientos son verdad.”
·         Nos hace libres:
Juan 8:32: “… Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”
·         Produce fe:
Romanos 10:17: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”
·         Juzga:
Hebreos 4:12: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”


Romanos 1:16
“Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.”
¿Qué es el Evangelio? 1ª Corintios 15:1-4: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;” ¡Este es un poderoso mensaje de esperanza y salvación a los pecadores! Si Usted sabe que la Palabra de Dios llevará a cabo lo que Dios quiere con esta y si sabe que el Evangelio tiene el poder para salvar, entonces entenderá que se le facilitará el testimoniar porque está usando dos armas muy poderosas: La Palabra de Dios y el Evangelio de Dios. La Palabra de Dios es la Biblia. El Evangelio de Dios es Su revelación de redención.
Juan 12:32: “Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.” Jesús aquí está hablando específicamente de Su crucifixión. Él es quien atrae hacia Sí todos aquellos que serán salvos. Cuando Usted presenta el Evangelio (1ª Corintios 15:1-4), Jesús, por Su muerte sacrificial y resurrección por los pecados, atrae al pecador; Él es el que hace la obra, no es Ud.
Como cristiano, debe testificar con la verdad, la honestidad y la integridad. En la medida en que el Señor le provea la oportunidad, deberá responder en un espíritu de amabilidad y sufrido (2 Ti 2:24). Y ahí, es cuando debe señalarle a las personas a Jesús; Él solo es el que salva.
Si sabe que la Palabra de Dios llevará a cabo lo que Dios desea; que el Evangelio es poderoso para salvar y que es Jesús quien atrae hacia Sí a los pecadores, entonces, entenderá que la responsabilidad de la salvación no descansa en Usted sino en Dios. Usted es el maestro; quien entrega las buenas nuevas. “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?”(Ro 10:14). ¡Ayúdelos a escuchar!

0 comentarios:

Publicar un comentario